El almuerzo siempre es un buen momento para el coworking, en el que los y las participantes pueden compartir impresiones sobre las intervenciones ya desarrolladas y sobre las propias experiencias a nivel individual u organizativo.